miércoles, 18 de mayo de 2016

¿Tendrá Europa suficiente voz ante Estados Unidos sin ser su hazmerreír?


La caída de Dilma en Brasil, como la de Cristina en Argentina, no está en sus posibles errores, sino en sus desafíos a la gran corporación por la que existen los Estados Unidos. A ella le da igual si los gobiernos son decentes, corruptos o totalitarios, pero exige fidelidad a su orden constitucional: que ningún país sea tan estúpido de no ser su aliado. Una constitución que desprecia a los que se enfrentan a los `fondos buitres', como Cristina, o que osan imaginarse otro orden mundial, como Dilma.

Con voz exquisita Brasil habló a Estados Unidos: si para viajar a ese país los brasileños pasan restricciones, iguales pasarán los estadounidenses en Brasil; si EU integra el G-8, Brasil integrará los BRICS; si EU espía el teléfono de Dilma, ella se indignará con Obama; si EU negocia con quien quiera, Brasil también. Pero la exquisitez brasileña puede ser un hazmerreír: ningún viajero norteamericano es un estúpido, ningún orden nuevo es real con Rusia y China, ninguna indignación vale frente a Obama. Y el colmo de Brasil: contribuir al desarrollo de Cuba.

La democracia dictada por la perversión del trabajo, de los trabajadores y de sus países posee todas las variantes dentro del orden vigente. Imposible un desvío. Todo ya está pensado y decidido. Y si eso no funciona, llegan los obuses, que para eso está la industria armamentística. ¿A qué gobierno se le destroza la economía, se le lanza una guerra mediática o se le arma un ejército rebelde para cambiarlo? No a Egipto ni a México donde el caos cotidiano bastaría para repetir lo hecho en Ucrania seguido de un apagón informativo. Sí a Venezuela y a Siria, los infieles. La desestabilización conveniente trajo la peor crisis de refugiados en Europa y el mayor cementerio al Mediterráneo, pero Obama pide más gastos en Defensa y no espera una exquisitez europea. ¿Callaremos para que no nos destrocen la economía, no nos lancen una guerra mediática, no nos armen un ejército o tendremos voz suficiente ante Estados Unidos sin ser su hazmerreír?

(También publicado en El Periódico, Catalunya, bajo el título "La voz de Europa ante Estados Unidos")
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario