sábado, 29 de octubre de 2016

Esta España es una estafa en grande


Sánchez no desmintió a Felipe González cuando este afirmó que el secretario general le había dicho que el Partido Socialista Obrero Español se abstendría en la investidura a Rajoy, y Sánchez ya sabía que la Gestora del PSOE no echaría a los catalanes del Partido, ¿pretende ahora él liderar la resurrección del Partido? Ante el desastre de un PSOE ya desde hace tiempo renunciando a ser de izquierdas, aún cuando fuera la izquierda tolerada, tanto Felipe, como la Gestora y el propio Sánchez tienen que acudir a salvar esa diferencia que contiene el multipartidismo de las derechas. ¿Es que el espejo del corrupto Partido Popular de nuevo en la presidencia de España es el mejor contra Podemos? Evidentemente que sí, cuando los pueblos no se conocen y la diferencia ideológica es una falacia.
Cuando la Alicia de Carroll atraviesa su espejo descubre que sus diálogos pudo haberlos tenido con sus gatos. Individualmente, todos pertenecemos al sueño de las indagaciones sobre la realidad. Otra cosa es que lo hagamos con espejos de otros y que nunca podamos acercarnos a sus misterios. Podría ser eso el gran problema que los humanos quisiéramos solucionar, pero, nada, solo volvemos a estar frente al espejo y a probar de nuevo si en la próxima incursión tendremos una mejor suerte para situarnos en la misma posición. Quien se decepciona con la oportunidad de atravesar el espejo cuantas veces la tenga, muere en una total intranquilidad o en la saludable inercia de creer que el espejo no existe; quien no se espanta volviendo una y otra vez al espejo, avanza un poco más en la paz de su tiempo y en el tan precioso de todos.
En España, ¿con la renuncia del ex-secretario general del PSOE a su escaño en el parlamento y evitando, por su coherencia y no contradecir a la Gestora, votar en contra de Rajoy a la presidencia del gobierno, tenemos un espejo delante? No. Sánchez forma parte de la operación que contra las izquierdas, como corresponde al izquierdismo admitido, anuncia el comienzo de una gran gira por todos los rincones españoles para unir a la militancia en torno al PSOE, porque, como sabemos todos, el PSOE ha de refundarse. ¿Es un espejo sin huellas lo que nos da Sánchez para el diálogo o solo estamos en presencia del espejo de la derecha en el PSOE?
En un país donde tantos políticos creen que la democracia y la libertad se desenvuelven según los espejos de las grandes empresas transnacionales con su conversión financiera y comunicacional, ¿es conveniente que los ciudadanos atraviesen su propio espejo? No, y se les ponen todos los muros posibles, casi imposibles de saltar, para que tampoco veamos el espejo del único partido, Unidos Podemos, que deja a todos hurgar en sus Alicias. Pero Alicia solo es un personaje de Carroll y el pueblo no sabe mucho de los espejos. ¿Cómo hablar de democracia, de libertad y maravilla multipartidista en España? ¿Será que quienes nos preguntan qué es la esperanza no pueden dejar de asfixiarla? Esto es una estafa en grande. La misma ruina moral con que los medios quieren escondernos la gran manifestación en Madrid de la otra España que no se rinde y, aunque en dolorosa gestación, su grito de nacimiento ya lo está dando:
                             “ANTE EL GOLPE DE LA MAFIA, DEMOCRACIA”
(Publicada en El Periódico de Catalunya una síntesis hecha por mí, que coloco abajo, bajo el título "España, al otro lado del espejo")


Sánchez no desmintió a Felipe González y él ya sabía que la Gestora no echará al PSC del PSOE, ¿pretende liderar la resurrección del Partido? Ante el desastre de un PSOE ya habiendo renunciado a ser de izquierdas, aún cuando fuera la izquierda tolerada, tanto Felipe, como la Gestora y el propio Sánchez tienen que acudir a salvar esa diferencia que contiene el multipartidismo de las derechas. ¿Es que el espejo del corrupto PP de nuevo en la presidencia de España es el mejor contra Podemos? Evidentemente que sí, cuando los pueblos no se conocen y la diferencia ideológica es una falacia.
Cuando la Alicia de Carroll atraviesa su espejo descubre que sus diálogos pudo haberlos tenido con sus gatos. Individualmente, todos pertenecemos al sueño de las indagaciones sobre la realidad. Otra cosa es que lo hagamos con espejos de otros.
¿Renunciando el ex-secretario general a su escaño en el parlamento y así evitando, por su coherencia y obediencia a la Gestora, votar en contra de Rajoy tenemos un espejo limpio delante? No. Sánchez, como corresponde al izquierdismo admitido, anuncia el comienzo de una gran gira por todos los rincones españoles para unir a la militancia en torno al PSOE, porque, como sabemos todos, el PSOE ha de refundarse. ¿Es un espejo sin huellas lo que nos da Sánchez para el diálogo o solo estamos en presencia del espejo de la derecha en el PSOE?
En un país donde tantos políticos creen que la democracia y la libertad se desenvuelven según los espejos de las grandes empresas transnacionales con su conversión financiera y comunicacional, ¿es conveniente que los ciudadanos atraviesen sus propios espejos? No, y se ponen muros altísimos, casi imposibles de saltar, para que tampoco veamos el espejo del único partido, Unidos Podemos, que deja a todos hurgar en sus Alicias. Pero Alicia solo es un personaje de Carroll y el pueblo no sabe nada de los espejos. ¿Cómo hablar de democracia, de libertad y maravilla multipartidista? Rajoy de presidente es una estafa en grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario