lunes, 3 de octubre de 2016

La paz con la vida de todos


La guerra, la incomprensión de la paz, la pesadilla de la realidad, la mal llamada democracia donde los medios sirven a poderosos enemigos de los pueblos, todo junto y seguro que mucho más hay en el espectáculo de cada día.

Por un estrecho margen y con una enorme abstención, Colombia ha votado en contra de la paz. Como si, entre otras cosas de los acuerdos firmados, los grandes latifundios no pudieran asimilar una reforma agraria que a gritos piden los más afectados por la guerra.

Por la casi nula participación en la convocatoria sobre la admisión de refugiados, se anula el evento en Hungría. Como si, entre otras cosas del complejo asunto, la población creyera que su participación no vale nada en la errática política del mundo para promover guerras por doquier.

Porque muchos pueblos siguen dominados por unos grandes medios que obedecen a incitar el obligado uso de la guerra para imponer la llamada democracia que vivimos con el capitalismo, muchos pueblos apenas se manifiestan en contra de los Estados Unidos y de la OTAN por la catastrófica guerra que estos han impuesto en Siria. Como si, entre otras cosas de la convivencia entre los pueblos, valiera más el mantener una seguridad individual como país, por demás falsa, que el privilegio del diálogo que contribuya a compartir todas las riquezas del mundo entre todos.

Porque la solidaridad con Cuba, el pequeño país caribeño que dijo basta a tantos atropellos de los Estados Unidos y los grandes medios que domina, aún no alcanza para detener el célebre bloqueo norteamericano contra la isla y que, nuevamente, dentro de unos días, se discutirá en la ONU para ser apoyado por el mundo, pero que al contar con el voto en contra de los Estados Unidos, todo quedará en papel mojado. Como si, entre otras cosas del esperpéntico mundo que vivimos, no hubiera otra opción que aceptar que solo los Estados Unidos puede decidir la vida en este planeta. Y así vamos, sin satisfacemos con el mayor clamor de la vida: la paz con la vida de todos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario