martes, 8 de octubre de 2019

El Ché de Cuba


Yo no soy el abanderado
ni ese que aparece en los libros
ni aquel que nombran los discursos;
yo voy a mi trabajo y regreso cansado,
busco lejos el agua y me baño,
beso a mi mujer, a los niños, y comemos todos,
lo que se puede, lo que haya;
después juego al dominó,
y me río con mucha buena gente, mis amigos,
mientras se oye el paso de la ciega,
la convulsión con la novela,
las jornadas de la noche;
entonces me levanto y pregunto por aquel,
o por otro, o cómo van las cosas en el barrio:
nada buenas, pero seguimos;
luego, si hay, me tomo una cerveza,
ya con mucho sueño, casi rendido:
es cuando me acuesto
y me sorprendo volando entre los árboles,
nada más, el pantalón está en la silla;
en plena madrugada me despierto
con la vaga idea de estar lleno de rocío
y cumplo un día más de costumbres,
y ya, sin ningún asombro, normalmente,
bendigo a mi madre por este recorrido
y agradezco a la isla mi figura de tierra;
yo no soy, no insistas más, poeta,
no repitas tus hábitos heroicos,
yo no soy el hombre del poema.

domingo, 6 de octubre de 2019

XAVIER JOANPERE OLIVÉ: EL VIENTO...



Una imatge d'arxiu de Xavier Joanpere.

Mi querido amigo Xavier ha hecho algo diferente y sorpresivo, aunque no sé cómo llamar a este imprevisto y es posible que él mismo no se diera cuenta. ¿Xavier iniciando su destino en los cantos almibarados? ¡No lo creo! Pero la realidad es tozuda y lloro como un tonto, casi igual a como reí con sus ingeniosos chistes. ¿Qué es esto? ¿Ya no volverá a llamarme por el móvil, ni enviarme sus magníficos emails y los rotundos WhatsApps? ¿Ya no discutiremos nuestros escritos ni quedaremos otro día para recorrer de nuevo las montañas de Siurana? Él siempre ha pecado de ser muy claro. ¿Acaso ahora, haciéndose fascinante, funda su alegría en los movimientos del viento?

Cuánto me he deleitado con el astronómico sentido del humor del Xavier: brillante, como un día de sol también con estrellas. Es ese redoble de luz el único sentido de la noticia: “No sé moverme por caminos de tristeza, pues todo lo que hice es para celebrar, juntos o no, todas las instancias de la vida.” ¿Es una broma? “Por favor, Andrés, el chiste es mío.” Y él insiste en darme toda la verdad de un abrazo con sus padres en Vilaplana. Es muy claro: quiere que yo agasaje, incluso en lo imprevisto, todo lo que creemos, queremos y luchamos compartiendo ideas, afectos y ‘Causas Pendientes’, un libro que escribió con su hermosura. ¡Chistoso el Xavier!

Diu la Viquipèdia: “Xavier Joanpere Olivé (Vilaplana, 1959-Reus, 1 d’octubre de 2019). Va viatjar fins a una trentena de cops a Sud-Amèrica, on va conèixer de primera mà la revolució sandinista de Nicaragua o la rebel·lió dels zapatistes a Chiapas, així com el projecte de Pere Casaldàliga al Brasil. Militava en diferents moviments compromesos amb l’ecologia, la solidaritat i amb l’independentisme català. Va morir de forma inesperada quan tornava d'un acte de suport a Carme Forcadell a la presó de Mas d’Enric.”

¡Ay, Viquipèdia, Wikipedia y Torontonpedia! Qué fracaso. Xavier solo quiere hacernos más fuertes con esa sonrisa que le arrancó a la muerte en su campo de avellanos.


lunes, 23 de septiembre de 2019

El derecho y el deber de vivir en paz (EEUU y los demás)


¿Para qué existen y sirven los organismos internacionales, la ONU, por ejemplo, y otros tantos de diversa índole en niveles regionales y nacionales? ¿Es que los derechos humanos, la legislación internacional u otros términos similares que el lenguaje ha bautizado como ejemplares, no pueden impedir que el presidente de los EEUU, sea cual sea, decida por todos si toma medidas militares contra Siria e Irán y condena a múltiples sufrimientos a Venezuela y a Cuba y todos los organismos creados y aceptados tienen que callarse y hasta a veces arrodillarse ante la nefasta decisión? La santa paciencia ante los imperios siempre ha tenido un límite con una conclusión: deben ser eliminados. El destino de la fiesta de la vida que nos hacemos todos, gústele o no a EEUU, nunca puede estar en manos de quien lo arroja al abismo como su propio suicidio.

No creo que ninguna persona, admiradora de la dignidad humana o del más mínimo decoro colectivo, pueda sonreír y ser feliz cuando EEUU impide la llegada del necesario combustible a Cuba. Para el daño no pueden existir colores de simpatía, adhesión u orgullo por un gobierno que despedaza cada día la realidad compartida de relacionarnos en paz.

Si la vida nos ha otorgado el privilegio de querernos, no hay explicación que valga para aceptar que EEUU tenga el derecho de decidir cómo mantenemos el afecto.

Cuba tiene problemas, Venezuela también, e igual Siria e Irán, como también los tienen Colombia, Francia, Israel y Japón, pero la solución no puede ser la que ha decidido EEUU para Afganistán, Irak, Libia, Venezuela y Cuba. Nadie, en su sano juicio y en su amante corazón, puede usar sus poderes políticos, económicos, militares y culturales para la agonía y la destrucción de los demás. Quien se atribuya tal derecho solo conseguirá que los otros se acojan al deber con que han sido nutridos: llanto por llanto y sangre por sangre. Si ya la palabra y el diálogo no tienen ningún sentido para EEUU, es EEUU el que tiene el mayor problema del mundo.

domingo, 22 de septiembre de 2019

Últimos comentarios a 'El soroll de las abejas'

Queridos amigos, al ser de mi máximo interés el hacerles llegar la máxima paz sobre mi novela 'El soroll de las abejas' y al estar preparando una segunda edición que, hasta ahora, se mantiene en más de un 99% igual al texto ya publicado, les digo: estoy absolutamente satisfecho con mi obra, y para nada siento ninguna decepción, frustración o un cambio que deba dar en nuestra amistosa relación tan querida. Nunca he sentido esos sentimientos con nada de lo que he escrito ni hacia los criterios que generosamente me llegan. Todo lo que he escrito y publicado es el fruto de mi visión personal de la vida y del mundo que observo.

No niego mi gusto por jugar con las palabras, experimentar con las ficciones y cruzamiento de las ideas a que me impulsan las palabras elegidas, y también, por supuesto, el placer de expresar mis pensamientos y reflexiones revolucionarias junto al amor hacia mi querida Cuba. Para mí tales aspectos han sido siempre mi más profunda concepción de la literatura que he hecho y que, felizmente, creo terminarla con esta novela. 

Continúo divulgando la obra publicada y recibiendo múltiples comentarios. Por ello, para los que pueda interesarles este recorrido y creyendo cooperar para la lectura del libro en quienes aun no lo han empezado, les paso algunas líneas de los comentarios recibidos y finalizo estas divulgaciones con el comentario completo que me acaba de llegar con el título "Impresiones de Malena", escrito por una teatrista completa que se acerca en mucho a lo que quise ofrecer a todos con mi obra.

LÍNEAS DE COMENTARIOS a ‘El soroll de las abejas’: 

Como ya había divulgado íntegramente los primeros 4 comentarios, vayan ahora solo líneas de los siguientes. Y como no todos están en Facebook, o los que están pueden haberlos pasado, vuelvo a divulgarlos como hice desde el Com. 5, y ahora hasta el 47, en que termino :

Com. 5: Un río desbocado que, si no cambiamos el mundo, nunca sabremos encauzar. ¿Realmente entendemos y creemos que necesita volver a su cauce, ya es demasiado tarde o es que no nos enteramos ni queremos encauzarlo? ¡Tu obra, Andrés, es el agónico caos nuestro de cada día.

Com. 6: Lo siento, Andrés, tu libro es de una densidad no apta para mí.

Com. 7: Ahora te conozco más. Entonces, no tengo ninguna confianza en ti.

Com. 8: Increíble que hayas escrito algunas cosas tan prosaicas.

Com. 9: Terminé el 1 acto y no pude seguir, no me engancha.

Com. 10: Una novela narra que alguien entró, se tomó un café y cayó envenenado en el acto, etc., etc. Tu obra está muy lejos de esto y lo que he podido leer, lo rechazo totalmente.

Com. 11: No has escrito erotismo, sino casi pornografía.

Com. 12: Solo me gustan los informes y poca cosa más.

Com. 13: No sé, pero, no, no, Andrés, no me atrae tu libro. Mejor escribe lo que viviste en Angola y con el orden necesario para que muchos te entendamos.

Com. 14: Se me parece, en algo, a ‘La muerte de Virgilio’, aquella excelente novela de Hermann Broch. Padeces de una desmesura solo comparable con la locura.

Com. 15: Has escrito para futuros lectores que no sé si existirán…

Com. 16: “El soroll de las abejas” es un laberinto, un puzzle, un tornado, una sorpresa de la vida que la tomas o la dejas, pero no admite términos medios.

Com. 17: Así que “el comunismo no piensa”. Lo escribiste tú, Andrés, y no solo lo dice un personaje…

Com. 18: Escribes que todo y todos debemos tener el derecho a una segunda oportunidad en la vida, y para mí es lo esencial de lo que he leído.

Com. 19: Solo tus amigos, y no todos, entenderán y disfrutarán tu novela.

Com. 20: Nunca un torbellino puede organizarse, sencillamente nos arrastra y no sabemos por qué.

Com. 21: Voces, fantasmas, delirios, las clásicas riadas del silencio.

Com. 22: Gracias, Andrés, por los Informes, los Correos a Manel, las Imaginaciones con las que construyes una historia dolorosa, y gracias también por haber escrito una obra TAN PERSONAL!

Com. 23: No me agrada cómo narras la entrada de los tantos personajes al apartamento.

Com. 24: Querido amigo, me has hecho recordar tantas cosas!! Algunas, como la muerte de Adria, me has sacado las lágrimas, pero también la alegría con que la narras como la “Jefa del Reino de Esto” brindando café. Todos esos detalles son preciosos.

Com. 25: ¡¡¡Eres difícil de leer!!! Bueno, te lo he dicho siempre, pues hasta en tus pequeños artículos políticos manejas unas metáforas nada fáciles de entender, pero eso sí, muy bellas.

Com. 26: Para nada estoy de acuerdo con lo que expresas del Proceso independentista catalán.

Com. 27: ¿Es una novela apolítica? No lo creo, pero tu posición es dudosa. ¡Incomodarás a todos!

Com. 28: Me encanta el ‘ruido’ de tanta gente hablando sin que los pueda identificar. Prefiero oír lo que se dice que saber quién lo dijo.

Com. 29: ¿Por qué escribiste tantos diálogos, incluso casi una hoja completa, en idioma catalán? Muchas veces llego a entenderlo, pero otras, ni al derecho ni al revés…

Com. 30: ¡Tremendo experimento con las estructuras narrativas! Aunque muchas veces me perdía, pero me daba gracia y opté por seguir leyendo. Así pude terminarla con real satisfacción!!!!!

Com. 31: ¿Qué quiso decir usted con su novela? Para mí eso es muy importante. Y por mucho que la leo, y en ocasiones la releo, no llego a saberlo. ¿Para usted eso es normal?

Com. 32: ¿Piensas en tus lectores cuando escribes? ¿O se trata solo de jugar con las palabras?

Com. 33: Es un guión de cine y no una novela ni una obra de teatro. Un guión que muy bien podría atraerle al director de la película sur-coreana ‘Parásitos’, ganadora este año en Cannes.

Com. 34: ¡No puedo contigo, Andrés! Aunque quiero imaginar que otros sí podrán. ¡Éxitos!

Com. 35: No sé qué sentido le ves a reactivar un debate ya superado sobre 'revolución, sí, o revolución, no' que el mexicano José Revueltas, quizás sin imaginarlo, condujo a la masacre de Tlatelolco. Y en cuanto a la estructura de la novela, te diré que estoy de acuerdo en el uso de todos los recursos literarios, eso sí, si funcionan. Con tu obra parece que abres un grifo de agua torrencial que no se puede seguir y por ello, el torrente no funciona bien, nunca se sabe quién habla y nombras a tantos personajes. Creo que debes tener una responsabilidad profesional al escribir y publicar. Tu novela no es -y ya sabemos que eso no existe-, espontaneidad o improvisación, pues es el fruto de muchos años de trabajo literario y perseverancia con más de 90 borradores. Bueno, cada creador elige su expresión, pero no creo en la viabilidad literaria que, con esta novela, quieres compartir. 

Com. 36: Si hubieras escrito el fantástico viaje a Centroamérica, el real que hiciste, hubiera sido una novela maravillosa, espectacular, grandiosa, pero optaste por unas aventuras y unas teorizaciones tan absurdas y tortuosas que tu obra se convierte en un bodrio de mal gusto que sé que no te incumbe. 

Com. 37: La iglesia católica no es así, Andrés, aunque puedas señalarle algunas deficiencias, para nada es lo que describes de ella. Ya me dirás que lo haces con otras instituciones y personas, pero es falso lo que dices de la iglesia en Centroamérica. Ha habido casos, solo eso.

Com. 38: Me quedo con la descripción de la belleza de Laia y la entrada en escena de Lénnart. También con algunos de los correos a Manel y algunos Informes del viaje. Me quedo con todo lo narrado como debe ser. Recuerdo también el ascenso al volcán de Antigua de la mano de 'El pequeño príncipe', uno de los momentos más bellos de tu novela. Igual con el cuerpo baleado del joven Arquímedes tirado a la cara del Padre Godofredo en Honduras. Y hay otros momentos lindos, hermosos, como debe ser el Arte.

Com. 39: ¡Qué lástima que hayas acudido al "realismo sucio" para describirnos la mórbida relación sexual entre Ariel y Laia en Guatemala! ¡No era necesario! Nadie sabe qué pasa cuando dos personas se encierran en un cuarto, ¿por qué quisiste saberlo y decírnoslo? A mí eso no me interesa. Y tampoco me interesan los remordimientos de Ariel con su promiscuidad. Es desastroso literariamente y nada verosímil el efectismo fácil con que apresuraste el final de las historias con los asesinatos y muertes de todos los personajes. Tú eres un hombre de teatro, ¿no recuerdas el "deus ex machina" de los griegos? 

Com. 40: Ariel, Carles, Montse, Raquel, Laia, Braulio, Regina, William, Marcuse, Natalia, Yamina, Maikel, Evans, Bernardette, Amaury, Oriol, Lénnart, Ana, Esther, Juan, todos ellos son magníficos personajes muy bien plantados, pero los otros más de 500, creo yo, sobran y perjudican a toda la novela.  

Com, 41: Jamás había leído una novela tan fría, tan ausente de emoción. ¿De verdad usted cree que el pensamiento está desprovisto de sentimientos?

Com. 42: Lo siento, señor, pero ni la peor ONGs es el 'prostíbulo' en que usted las ubica. ¿Y qué es eso de que dos entidades tan diferentes puedan mezclarse y para colmo, confundirse sus miembros? 

Com. 43: Caro amigo, oirás de todo y espero que nada te influya para cambiar el desastre y la épica con que nos guían los tiempos actuales en sus desesperados movimientos por hundirnos o salvarnos y que, de manera formidable, expresas en tu novela. Una lucha titánica que se mueve a todos los niveles y en todos los pueblos y personas, a la luz del día, en la oscuridad o subterráneamente, mientras nos tomamos una cerveza, rogamos una dádiva, mendigamos un trozo de pan o nos matamos inútilmente. 

Com. 44: Mire, amigo mío, un laberinto tiene sus normas para describirse. Igual pasa con un torrente, un puzzle o esa "ciencia ficción" con las conciencias, el tiempo y el espacio. ¡No las ha logrado encontrar!

Com. 45: En las primeras 4 páginas usted cita a 29 personajes con sus nombres... Las leo, las releo, las vuelvo a leer y nada, no sé quiénes son y todo me dice que en las 4 siguientes aparecerán 29 más. Si la novela tiene 381 páginas, ¿cuántos personajes con sus nombres aparecerán?

Com. 46: ¿Cuba? Ah, Cuba, ¿qué lugar es ese? 

Com. 47: (Completo):

Impresión de Malena sobre El soroll de las Abejas de Andrés Marí

Si la vida es un Teatro o el Teatro es como la vida, ambos elementos se unifican en la novela del escritor Andrés Marí en su reciente novela El Soroll de las Abejas.

En su estilo de construcción novelística su dinamismo es comparable a determinados ritmos de la vida en movimiento que, como en el teatro, los personajes entran, salen, se intercalan o reaparecen para definitivamente desaparecer.

Andrés Marí nos introduce en un mundo de información, anécdotas, dolor y risas; un mundo de nostalgia de lo perdido y, a la vez, la alegría del recuerdo por todo lo vivido, lo experimentado.
Es una novela que nace de valores hacia seres queridos, lugares, situaciones, percepciones, ideologías, honestidad y fidelidad emanada del corazón...

Las reminiscencias del escritor forman puzzles en movimiento para retornar yéndose en un juego del azar de la memoria; y como lectores nos lleva a lo imaginario de múltiples valoraciones, diálogos, puntos de vista, nostalgias y formas posibles humanas manifestándose, cobrando vida en el recuerdo o juego de espejismos humanos: rostros, voces, personajes, diálogos, percepciones, valoraciones ante realidades y diversas circunstancias vividas por el escritor: amores, pérdidas, reminiscencias de amigos entrañables, países, familia, entrega al compromiso ideológico, un todo unido en el viaje de la imaginación de voces que hablan desde esa sensación comparable para el escritor con el Soroll de las abejas.”

VAYA MI MAYOR AGRADECIMIENTO A TODAS Y A TODOS LOS QUE HAN LEÍDO O PIENSAN LEER MI NOVELA, Y CONCLUYAN LO QUE CONCLUYAN, VAYA MI INMENSO ABRAZO.

Andrés, el de siempre

miércoles, 4 de septiembre de 2019

L'escac i mat definitiu

Malgrat que estigui desacreditada en les lluites dels pobles, la indústria militar, sobretot la nuclear, ha convertit la cursa armamentística en la base fonamental per a la independència d’un país i alhora per a la desaparició de tots. Davant d’això, primen la frivolitat i l’atzar juntament amb l’oblit i la tragèdia. És la primera època de la humanitat en què es mata a ella mateixa sense distinció de classes socials. Es desgasten la paraula, el llenguatge, les idees, la trobada i es van enfortint la brutalitat del poder i el laberint de la llei en el vertigen de l’espectacle. S’imposa sortir endavant sigui com sigui, encara que només puguin accedir-hi els que ho poden pagar amb escreix. I per controlar decisions i accions dels que lluiten per un canvi hi ha els Bancs com un altre agent repressor. Per això, ja no ens sorprenen les astúcies de l’ordre esgotat: el creixement de religions emergents; la fèrria defensa de la llibertat, els drets individuals i la gran empresa privada a la que molts creuen que podran accedir algun dia davant de la producció irresponsable, el consum banal i la loteria arribant del més enllà; l’addicció a certes noves tecnologies amb el seu do per robar-nos el temps i la familiaritat; l’obsolescència trencant el pensament interrogant; l’astrologia que unifica la Informació i manipula les Comunicacions a través d’un Sistema Polític, Econòmic i Social que, en comptes d’afavorir que la humanitat no es col·lapsi, premia que no es col·lapsin els mercats.
El daltabaix del Sistema Capitalista és immens, però molt més gran és el desig i la confiança que és possible enderrocar-lo mitjançant la lluita contra el màrqueting de la seva eixelebrada existència. Es tracta d’un conglomerat d’interessos que majoritàriament incumbeix a les classes dominants que han format en la història les classes dominades i a partir de les successions en el tro com una revitalització medieval per assegurar-se el poder, predica una ceguesa mundial i que tots celebrem la festa del «campi qui pugui». La nostra lluita és contra aquest eslògan: ens assisteix el bon deure de salvar tots els pobles que comparteixen la salvació de l’espècie humana. I entre tants altres pobles que lluiten per la seva supervivència hi ha el poble català. Però Catalunya ja no és pas el territori únic dels seus habitants autòctons, sinó la barreja de múltiples pobles que l’independentisme es veu obligat a assumir en les seves urgències. Així, comptant amb un fortíssim suport del poder polític i mediàtic regional, i tractant-se d’un poble amb una abundant classe mitjana establerta a les derives del Primer Món amb totes les condicionants que això implica, es presenta el procés independentista català davant la ximpleria d’Espanya per esclafar-lo en un judici bufonesc.
No es tracta pas d’aplicar una o altra llei, sinó la pertinença d’aplicar la que debiliti la força d’un contrincant conegut. A l’independentisme no se’l jutja pas per la seva exigència d’un vot democràtic per decidir el seu futur, sinó per alçar-se com a poble: un greu delicte per al funcionament del Sistema. El conflicte no és pas el vot, que a més podria ser negatiu, sinó que els pobles decideixin allò que el Sistema no ha calculat per a ells. Tal com va passar amb el referèndum a Grècia degut a la seva crisi econòmica en què, per celebrar-ho sense l’aplaudiment de la Unió Europea, el poble grec va ser castigat doblement. Per això Catalunya, tal com ho va ser Grècia, pot ser humiliada i duta al seu anterior estadi silenciós per realitzar-lo sense l’aprovació d’Espanya. El referèndum de Catalunya no va ser legal mentre que el de Grècia sí que va ser-ho, cosa que demostra que el que es jutja no obeeix a la violació de la llei, sinó a l’enfrontament envers el Sistema que, expert en el transvestisme, es va vestir d’europeista amb els grecs i es vesteix d’espanyolista amb els catalans. Un transvestisme que també va vestir de fàtues aventures alguns grecs i vesteix alguns catalans que, en les seves ingenuïtats molt cares a les seves lluites, barregen el taulell dels seus trencacolls com ens fallits que per no esparracar les seves vestimentes no poden anunciar un temps nou per als seus pobles. Però això pot canviar en qualsevol moment.
El judici contra els independentistes catalans cerca desgastar la magnífica força popular de les seves mobilitzacions, pel que l’absolució o la condemna dels acusats entrarà en la balança amb la que la geoestratègia dirimeix la millor sort per al sistema. Una sentència que podria ser absolutòria si, mitjançant un acord tutelat de l’ordre jurídic que ennobleixi els pilars del Sistema, margina els pobles que formen Catalunya. Al Sistema li interessa ben poc la independència o no del territori, així com si va existir la violència que esgrimeix l’acusació i que neguen els acusats. Ambdues parts participen dels valors en què triomfa l’ordre jurídic que sosté el Sistema Capitalista. Aleshores serà el poble català l’amo de la sentència. A fi de comptes totes les nacions som repúbliques bananeres del Sistema i cada poble decideix la seva sort en els mercats units o en la seva imaginació. Consensuar de forma coordinada un pensament global i que els pobles s’ajudin mútuament és el repte més gran que tenim per davant per una raó molt senzilla: tots vivim en el mateix planeta que patim i al que tots junts hem de sacralitzar. Si ens sotmetem a la llei d’un Sistema que condueix diferents grups poblacionals a la invisibilitat de la seva força, quedarem atomitzats en lluites anònimes molt grates al Sistema: ens fertilitza la indiferència al destí de tota la comunitat humana i la impotència per trobar solucions globals.
La farsa judicial contra l’independentisme manipula el seu show mentre els acusadors van amb la seva llei i els acusats penetren en les seves esquerdes. Creuen els acusats i les seves defenses que les han trobat per exigir l’absolució, i creuen els acusadors i els seus testimonis que si han aparegut és perquè alhora que fan invencibles els postulats dels acusats, també fan invencible la qualitat del Sistema. L’absolució o la condemna dependrà de l’acord que dignifiqui la llei capital: en el Sistema no hi ha esquerdes, sinó Llibertat, Democràcia i un Estat de Dret conforme amb el respecte a la seva interpretació per al bé de l’exemplar paradigma. Aleshores, davant l’evidència que mostra la decadència del Model i sense faltar a la seva essència, els seus homes de negre podran qüestionar el privilegi de la llei davant la normal convivència ciutadana i sorprendre’ns amb una acrobàcia tècnica: «Catalunya és una franquícia amb gran valor de la qual el Sistema no n’ha de prescindir». Així el Sistema va vencent els seus esperpents amb la mateixa magnitud que esqueixa els pobles.
Què proven aquests malabarismes del Sistema? Que sempre avança amb els mercats privilegiats i no pas amb els pobles, siguin aquests els seus detractors o els seus simpatitzants. Que la violència està subjecta a l’obtenció de totes les riqueses contingudes a cada territori. Que pugui afavorir als que l’alimenten i als que l’emmalalteixen en dependència de mantenir-se fidels al ramat. Que quan s’absolgui o condemni ho faci en relació directa amb la mercantilització dels fets jutjats en l’aquelarre del símbol. Que entén el fruit diferenciador de la naturalesa humana canviant la seva rica diversitat per les desigualtats socials que enfosqueixen el coratge dels pobles. Que sempre és possible emmascarar amb gens divins l’ajustament de la seva història per tal que tots ho assumim irremeiablement. Que el seu darrer fi és treure alè a la llevantada dels pobles i desterrar l’esperança en la solidaritat entre ells. Que la Llibertat, la Democràcia, l’Estat de Dret i Tots els Cossos dels Estats posseeixen la major relativitat descoberta per la ciència política.
Si acceptem la veritat del Sistema pels acords clientelars, acceptarem la postveritat que el petit espai imperial i tota la seva xarxa globalitzada mediàticament en l’espoli i l’espúria legalitat, pot imposar-nos el seu model de vida fins i tot quan sabem que no és sostenible ni molt menys compatible amb tots els habitants del planeta. Acceptar-ho seria col·laborar amb l’agonitzant. Tots els pobles posseeixen l’irrenunciable dret a activar els seus dignes projectes de vida sense ser demonitzats, sancionats o exterminats. Heus aquí el gran repte de l’independentisme català més popular i de tots els pobles dempeus: tancar «la botiga», la tasca diària, i començar l’envestida que porta la resistència emancipadora. Així aprendrem que la certesa del nou paradigma que pot anunciar-nos una nova i millor època per a la humanitat no pot dependre mai de la bona salut del Sistema. Mantenir la mobilització contra el silenci és anar donant, poc a poc però sense pausa, un Escac i Mat definitiu al Sistema Capitalista.

sábado, 22 de junio de 2019

¿Para qué diablos alguien escribió este libro?

(Palabras leídas y comentadas el lunes 27 de mayo de 2019 en la librería 22 de Girona, durante la presentación de mi libro 'El soroll de las abejas')

Creo que la palabra ‘mezcla’ es la gran palabra de hoy día en todo. Este libro es teatro, es narrativa, es un guión de cine, es un poema épico de secretos, es un juego mágico con el tiempo y sus misterios, es un inquieto coro que nunca cesa de hablar aun cuando a veces no reconocemos las voces, es un viaje interior, es un laberinto por la frialdad del pensamiento, y es también todas las luchas en que nos implicamos. Pero el teatro, como constante e intenso diálogo es el género dominante, ya que todos los personajes, sus conciencias y sus dobles son actores que actúan siempre. Y es así por mi preferencia al diálogo como expresión artística, comunicacional y de supervivencia para toda existencia. Mi trayectoria como actor, dramaturgo y director teatral durante más de 50 años ha influido en este criterio. Por ello creo que no es una obra tendenciosa como si lo pueden ser mis ensayos o artículos de opinión. Ello no lo entiendo como una equidistancia o una condescendencia, sino como el valor que le doy a la ficción: ser el espejo del otro, de los otros, para mí y para el lector.

Creo que la grandeza del ser humano está en la aceptación de que todos somos uno, doble y único, pero siempre juntos, completamente mezclados y sin fronteras. Por ello también, y por estar más cerca en mi conocimiento y sensibilidad, aparecen en la obra algunos rasgos de mi pensamiento político y algunos otros aspectos de mi vida que para nada son constitutivos de un desprendimiento autobiográfico. Es una obra totalmente de ficción, pues escribo lo que observo junto a lo que imagino y defendiendo al máximo a todos los personajes, pero ninguno de ellos soy yo ni mis amigos más cercanos, como tampoco son verdaderas las situaciones en que se ven envueltos, aun cuando puedan verse algunas particularidades de todos. Todos están en la coherencia con mi imaginación. Para poder encarnarlos y tramar una obra artística asumo el riesgo de la confusión, pero quiero ser fiel a mi entrega como escritor.

En una simple sinopsis podría decirse que se trata de un verse en el espejo que nos da la multiplicidad que somos y donde un personaje, Ariel, como reflejo de Carles, hastiado con los desenfrenos de Ibiza, opta por el suicidio y antes de consumarlo pacta con la muerte una segunda oportunidad para trabajar por el mundo. Esto lo lleva a Centroamérica donde asume, junto a todos los amigos que logra reunir en un piso de Barcelona, lo tortuoso de la naturaleza humana y para la que también espera pactar con la muerte otra segunda oportunidad mediante la asunción de la multiplicidad que trasmite el espejo. Así, aparecen en la obra tres historias íntimamente vinculadas simultáneamente: el largo periplo de Ariel por su esperanza, el encuentro de los amigos en un piso de Barcelona, y el teatro de operaciones donde los equipos técnicos y los artilugios tecnológicos desvelan un experimento en que más de 70 participantes buscan rescatar los recuerdos. Un marco de contradicciones para que los alientos de la Revolución Cubana y el Proceso Independentista Catalán se expandan con sus idiomas y sus discursos. Y unas conciencias muy conscientes andando por La Habana, Bogotá, Ibiza, Salamanca, Madrid, Managua, Tegucigalpa, Ciudad Guatemala y San Salvador mientras la muerte acecha con el Adagio de Albinoni para, finalmente, imponer la última danza que se baila al son de una rumba.

Un texto inspirado en un viaje realizado a Centroamérica con el proyecto de l’Agenda Llatinoamericana de Catalunya. Un libro que debió ser un ensayo socio-político de la región y sus nexos con el mundo, pero al ser insuficientes mis observaciones, sentí que su mejor marco sería una novela donde lo sociológico y lo político podrían aumentar el interés por entender los sucesos más tortuosos que nos rodean. Dado que habitamos un mundo donde se alimenta el deseo de que nos regalen la victoria en todo lo que queremos y que en esta no exista ni la más puñetera casualidad de que perdamos algo por haberla deseado, todo lo tortuoso también podría ser nuestro. Por ello la manipulación del deseo igualmente puede ser de todos. ¿Podemos identificar con quienes andamos con seguridad o solo vemos una simple huella de cómo se expresan? ¿Podríamos tener frente a frente lo que nos imaginamos? ¿La lucha del bien contra el mal es la Causa suprema de la naturaleza humana o tal cosa solo es un patético espectáculo? ¿Existen todas las posibilidades o creerlo es cosa de locos? Unos van con unas ideas y otros van con otras. Unos llegan al error buscando el bien para todos con la firme creencia de que es probable, y otros llegan al mal creyendo que el bien es limitado y no es razonable su proliferación, ya que la vida debe moverse dentro de lo posible y es mejor para cuidarla no arriesgarse demasiado, so pena de llegar al mal para todos. Entonces, ¿qué distancia hay entre el mal y el error? Podría ser la que pongamos entre el riesgo y la verdad: una lucha que la humanidad no terminará nunca. Entonces, ¿para qué diablos escribí este libro? Mi respuesta es bien sencilla: no debemos rehuir al error si buscamos el bien para todos.

Decía Bertolt Brecht que el receptor de toda obra artística entenderá y reforzará sus propios criterios. Otros creen que todo intento artístico es tendencioso. También se dice que cuando el creador no toma partido, el subconsciente puede traicionar su mejor anhelo. Creo que el mayor objetivo de la vida humana que quiera llenarse de amor es la búsqueda de su felicidad, la del entorno donde vive extendido a toda la humanidad y al hermoso planeta en que vivimos, pues solo la interrelación cooperativa entre la persona, la sociedad y la naturaleza puede ayudar a ese objetivo. Tal vez por ello en mi obra, nada ni nadie está afuera de las posibilidades en que somos o podemos ser. En definitiva, sin el ‘ser social’ que dignifica a toda existencia humana hay muy poca esperanza para todo lo que fundamenta el bien con todos.

Vaya mi más absoluto reconocimiento a Cuba, porque en su gigantesco despliegue de la cultura universal para todos los cubanos, me la hizo disfrutar, reflexionar y compartir con todos una esperanza: no olvidar nunca que la fiesta inacabable de luchar juntos, por el bien de todos, nos espera con unas ansias casi diabólicas. Y como leitmotiv que circula por toda la obra y con el que cada lector habrá de implicarse de alguna manera, una pregunta en lengua catalana que intenta descifrar el ‘soroll’ que va marcando a todas las situaciones y a todos los personajes: On està la realitat si no és en les consciències que vaguen al voltant de les abelles?

viernes, 14 de junio de 2019

¡Salvar a los presos! ¡Salvar a los Rosenberg!


¡Salvar a los presos independentistas catalanes porque con sus luchas pueden despertarse todos nuestros fantasmas! ¡Salvar a los Rosenberg porque se acerca una ola de fascismo y no basta con saber que nos llegará a todos!

Somos inocentes desde el instante en que crecemos con los descubrimientos de la ley que nos sojuzga. Defenderse de ella es un acto de paz y todas las personas y todos los pueblos han de ejercerlo frente a las mil formas que tiene la ley para culpabilizarnos. Y mucho más se ejerce si la única opción al conocimiento de que somos distintos es no creerlo y obedecer a la ley que lo obliga. Igual se ejerce si los Bancos, rescatados con dinero público, desahucian a nuestros vecinos y todos cargamos con sus angustias. Y también se ejerce al sentir que la ley nos pide calma y echa sobre nuestras conciencias a los muertos del Mediterráneo porque ya morían por el hambre, las enfermedades curables y las guerras que los consorcios del crimen transnacional les producían con sus expolios.

Es que el mundo ha cambiado, piensan algunos, porque todos podemos mentir y así todo es negociable. No lo creo, como tampoco creo que el pensamiento esté en extinción porque estemos atrapados en la relatividad de los valores humanos. Ni la soberbia de los imperios ni el miedo de las personas nos llevará a arrodillarnos por ser como somos en armonía con la vida de todos, y aunque nos persiga un sentimiento general de fracaso colectivo por una economía capitalista con su política neoliberal, es todo el Sistema, con su democracia en subasta privada y su libertad de mercadillo popular, el que nos somete a la oprobiosa ley y nos empuja a creer que no es posible superar las tribulaciones porque nadie cree en el poder de cumplir con la paz de cuidarnos todos.

Pueden juzgarnos, pero no impedir que volvamos a hacer lo mismo. Y aunque ello no baste para acabar con un modelo de vida que nos enfrenta como bestias de rapiña, con nuestras pequeñas luchas le iremos dando el jaque mate definitivo.


viernes, 7 de junio de 2019

La generación del SÍ a los Grandes Medios


Así de claro: ‘te entro a tiros o a cañonazos y todo resuelto, lo dicen los Medios’. Por ello la prensa atrae con su titular: ‘un empleado descontento mató a 12 personas en Virginia Beach, EEUU’. Con la noticia nos dan a todos la misma posibilidad de matar o que nos maten para hallar una solución. Aunque después se hable algo de que fue un ingeniero que iba a ser despedido, la rotunda creencia de las 3 o 4 Agencias de Prensa norteamericanas que dominan ‘la esencia del mundo’ ya se impuso. Así EEUU impone que las masacres cotidianas son la única forma de vivir. ¿Es que estar ‘descontento’ es el mayor tesoro de la vida? Ahora la oscuridad es absoluta.

A ver, por Dios, ¿qué es esto? Esto sí es muy claro, porque esto es el sistema que somos nosotros al no saber consensuar un pensamiento global que nos dignifique a todos y que las personas, los Estados y los pueblos se ayuden mutuamente con sus originales creencias sobre la vida y cómo titularlas. Este es el más grande desafío que enfrentamos cada día. Todos vivimos en el mismo planeta que sufrimos y a todos nos convoca el sufrimiento. Si nos sometemos a un sistema unilateral quedaremos atomizados en inútiles escaramuzas que nos fertilizan la indiferencia hacia los demás y la impotencia para buscar soluciones globales.

Por ello EEUU aplica nuevas sanciones a Cuba y le impone a los ciudadanos, a los Estados y a los pueblos la respuesta: el SÍ naturalmente. Así EEUU les facilitará sus intentos de vivir matándose en sus encuentros, paseos, meriendas y con cualquiera otra cosa que se les ocurra porque todo es Política y si no participamos de ella, ya no es solo que “otros la hacen por nosotros” como comúnmente se repite, sino que si no decimos ni hacemos nada en ella es que le hemos dicho SÍ a la soledad, a la muerte y a los Medios. En fin, amigos míos, si creemos bueno pertenecer a la generación del SÍ a tiros o a cañonazos que nos dan los Medios, en cualquier momento estaremos en la próxima masacre y el NO ya será muy tarde.